Entrevista con Brenda Chávez “Es necesario aplicar los pilares de la sostenibilidad para atajar el cambio climático, reducir la brecha entre ricos y pobres y para que el mercado laboral sea menos precario”

Entrevista con Brenda Chávez “Es necesario aplicar los pilares de la sostenibilidad para atajar el cambio climático, reducir la brecha entre ricos y pobres y para que el mercado laboral sea menos precario”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La periodista especializada en sostenibilidad y cultura, Brenda Chávez, abrirá el viernes día 16 de noviembre las jornadas técnicas de la I Feria de la Economía Social de Jerez en Los Claustros de Santo Domingo. La ponente es autora del libro Tu consumo puede cambiar el mundo, en el que invita al lector a reflexionar sobre su poder como consumidor, simplemente por su capacidad de elegir en el mercado un determinado producto o servicio.

 

-¿Qué le parece que el Ayuntamiento de una ciudad como la nuestra apueste por un evento de este tipo?

 

-Me parece fantástico apostar por la Economía Social, es muy interesante desde el punto de vista de la generación de empleo de calidad, inclusivo, justo y con respeto medioambiental, hay mucho por aprender y por desarrollar desde ella.

 

-Nos hablará en esa primera ponencia sobre la economía social, como modelo productivo más sostenible ¿Por qué es necesario caminar hacia la sostenibilidad y qué papel cree que juegan las empresas de economía social en ese sentido?

-Sí, voy a hablar de experiencias y alternativas de consumo desde la economía social que generan impactos sociales y ambientales positivos (o al menos, menor impacto que el modelo convencional) y que ya están muchas al alcance de los ciudadanos y consumidores. La sostenibilidad tiene tres pilares, el social, el medioambiental y el económico, es necesario aplicarlos, en términos macroeconómicos, no sólo para atajar el cambio climático, sino también para reducir la brecha creciente entre ricos y pobres, para que el mercado laboral sea menos precario. Y las empresas juegan un papel importante aplicándola desde su esfera de influencia y desde sus modelos de negocio. Cada uno tenemos que hacer lo que podamos desde nuestros ámbitos. Es cosa de todos.

 

En su libro Tu consumo puede cambiar el mundo, abandera la idea de que el consumidor, aunque no sea consciente de ello, dispone de un gran poder para cambiar los modelos de producción ¿cómo cree que podríamos concienciar sobre este tema al gran público que busca ante todo precios competitivos?

 

-El consumo vertebra nuestra economía, es un hecho clave en nuestra sociedad de consumo, que incluso hasta la califica. Como consumidores tenemos mucho poder, aunque muchas veces no lo sabemos, nuestro dinero y nuestro consumo empodera a empresas que tal vez no se lo merezcan porque estén cometiendo abusos sociales, laborales, medioambientales, culturales o políticos. O al contrario, pueden estar creando beneficios maravillosos en la sociedad, nosotros elegimos qué queremos apoyar con nuestro dinero, cómo queremos que sea nuestro mundo. Cuando compramos algo

excesivamente barato perdemos todos, primero los trabajadores que lo han producido porque no han recibido una remuneración justa, y  el rebajar los salarios en la otra parte del mundo, al final nos los acaba bajando a nosotros en Occidente porque en un mercado laboral globalizado competimos todos con esos bajos salarios.

– Bajo su perspectiva, ¿Qué considera que se está haciendo mal en los actuales modelos de producción? ¿qué malas prácticas son las más perjudiciales?

 

-El problema principal suele ser la búsqueda del beneficio sin cue

stionamientos éticos, eso lleva muchas veces a explotar laboralmente a adultos, e incluso menores, a explotar los recursos de la tierra por encima de su capacidad para renovarse, a explotar a otros se

res, como los animales, pero también a contaminar la tierra, el aire, el agua, etc. Suelen ser malas prácticas que se repiten en todos los sectores y todas son perjudiciales de una forma u otra, y de una forma u otra nos acaban afectando a todos los que habitamos el planeta.

 

-Las empresas que respetan el medio ambiente, la salud y de los derechos de las personas se nos presentan como una alternativa para hacer consumo responsable, pero también constituyen nuevos nicho de mercado ¿cuánto hay de cada cosa en la mayor parte de ellas?

 

-Ambas cosas conviven, ahora hay una moda con lo sostenible, que muchas veces se queda sólo en eso. Hay que mirar con cuidado, leer etiquetas e informarse. Hay empresas que se lo toman en serio desde el corazón de sus negocios, y otras que lo hacen para ganar clientes o mejorar su imagen. Pero al menos todas las empresas se están dando cuenta de que tienen que mejorar sus modelos de producción y provocar menos impactos.